​​​​​​​WALL·E

“​​​​​​​​​​​El planeta Tierra está desolado por la contaminación y se ha convertido en un gran basurero de desperdicios. No hay allí ni un solo ser humano y ningún ser vivo es capaz de subsistir en tales condiciones ambientales. Un estremecedor paisaje de escombros se extiende hasta el horizonte. Lo único que se mueve por ese desierto de residuos es un pequeño robot llamado WALL·E, que se dedica a amontonar en forma de edificios las ingentes cantidades de desechos, como si fuera el arquitecto de una apocalíptica ciudad en ruinas. Su monótona existencia cambia cuando los humanos –que ahora viven en una enorme y alejada estación espacial– envían a la Tierra otro robot, mucho más sofisticado, con la misión de buscar cualquier signo de vida natural.