​​​​​​​​​​​​​​​Kingsglaive: Final Fantasy XV

La historia nos pone en lo que serían los momentos finales de la guerra entre los reinos de Lucis y Niflheim. Después de más de una década de conflicto, el Rey Regis decide sellar un pacto para asegurar la paz en su territorio, por lo menos en lo que le queda de él. Además de firmar un tratado, deberá de casar a su hijo, Noctis, con la princesa Lunafreya de Tenebrae, uno de los países conquistados por Niflheim. Es aquí donde aparecen los Kingsglaive, fuerza especial de Lucis, encargada de defender el reino de los ataques enemigos; ante la llegada de la supuesta paz, entran en crisis, pues ya no tendrán una labor que desempeñar, además de que sus lugares de origen serán cedidos por la corona, cosa que no le hace nada de gracia.​